Día 40 de confinamiento. De soledades, galerías y otras ausencias

Estos días siento los mismos temores que durante la concepción, embarazo y parto. Los surcos del azar son demasiado profundos, demasiado oscuros. Con ellos podría dibujar una rayuela en mi corazón; soñar que de un salto regreso a la casa de los espíritus de la calle Aire número 2, mi Ítaca; la que inspiró todas mis historias.

Regresar como regresó Ulises en la Odisea, aunque de momento no es posible. Esta es mi vida ahora: la historia de una maestra con alumnos invisibles; la confesión de una idealista que aún desea recorrer el libro de las maravillas del mundo. Cuando se pueda. Cuando lo dicten los ocho millones de dioses que andan escondidos en alguna de las islas griegas.

Os confieso que sueño con retomar mis viajes con Charley e instalarme sin fechas en el gallo de hierro, pero ahora solo me preocupa cómo cruzar los campos de Castilla desde Barcino hasta el sur. Os abrazaría a todos: padres, hermanos, tíos, primos, cuñados, amigos y compañeros, incluso al abuelo que saltó por la ventana. A todos.

Os susurraría al oído que no tuvierais miedo. Os diría que no hay razones para desconfiar de los vecinos, que aquí todas las banderas aplauden a las ocho. Porque todos somos hijos del dios binario que nos alejaba en libertad y nos acercó en confinamiento.

Me quedan mil y una narraciones que contaros, más de las que contiene Don Quijote de la Mancha, más de las que sobrevendrían con el despertar de Cervantes.

Os quiero. Quiero decíroslo antes de que el tiempo se escurra entre los dedos, antes de que el sol se ponga hoy, antes de que el progreso se ponga en pausa; antes de que la arena se convierta en desierto. En un desierto de seda inhabitado y silente, en el que siempre, siempre, y pase lo que pase, resonarán mis besos.

9 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Libros

9 Respuestas a “Día 40 de confinamiento. De soledades, galerías y otras ausencias

  1. Concha

    Marisa, si me emocioné cuando leí tu artículo, mucho más me he emocionado ahora, escuchandolo con tu voz…¡Está precioso!…
    Y me viene a la mente la canción de Manuel Carrasco “No dejes de soñar”…Yo te pido por favor hoy, que nunca dejes de soñar…y que nunca dejes de escribir…🥰

  2. Buaaa, Marisa. Llorando estoy de la emoción. ¡Pero qué bonita eres!

  3. M. L. M

    Todos tus relatos rezuman emoción, pero éste, no sé si por la situación actual, me ha hecho salir una lágrima. Tienes una habilidad especial para plasmar en el papel el estado de tu espíritu y hacernos llegar tu mensaje.

  4. Concha

    ¡Cuanto me gustan tus escritos, Marisa!
    Este cómo todos, tan bien escrito y emotivo, me ha inundado de emoción al leerlo.
    ¡Adelante fabulosa escritora! Espero que muy pronto nos podamos dar un abrazo.

  5. Te molaron los surcos del azar! Me alegro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s